REFERENDUM: LAS RAZONES DEL NO

Tal como lo anticipáramos hace unos días, la mayor parte de departamentos del país (con excepción de Arequipa) se pronunció en contra de la conformación de las cinco macroregiones que pretendían integrar a 16 departamentos del país. Sin perjuicio de lo antes mencionado, sorprendió el alto nivel de rechazo a las propuestas presentadas. ¿Razones? A continuación, algunas de ellas.

Una mezcla de desinformación, temor e improvisación ha marcado el ánimo ciudadano. No era un secreto para los involucrados en analizar la aplicación del proceso de descentralización que la mayor parte de los expedientes técnicos no habían sido consultados a los organismos de la sociedad civil de cada región, sino que habían sido acordados por la burocracia interna de cada departamento. Por otro lado, la falta de información y de precisión en las normas provocaron que quienes hacían campaña por el NO (incluyendo a algunos presidentes regionales) indicaran a los votantes que el canon de un departamento sería aprovechado en mayor medida por los otros o que el departamento más importante de los que conformarían la región subordinaría a los otros. Incluso el fantasma del desempleo de las burocracias motivó marchas en contra de la conformación de una macro región (fue el caso de Tumbes).

De otro lado, por lo menos una de las propuestas contempladas se veía como inviable: la llamada macro región Centro, conformada por los departamentos de Huanuco, Junín, Pasco, Ancash y Lima provincias. No existían afinidades económicas, culturales o psicológicas entre los miembros de estos departamentos. Otras propuestas se veían “incompletas” por la falta de un departamento: era el caso de Moquegua dentro de la región Sur (conformada por Arequipa, Tacna y Puno) o Cajamarca en la región Norte (Tumbes, Piura y Lambayeque). La gradualidad del proceso de descentralización hizo pensar a algunos que era posible conformar estas regiones, pero la realidad de los votos dijo lo contrario.

No hay que olvidar la responsabilidad del Poder Ejecutivo en esta materia. El Consejo Nacional de Descentralización no ha sido capaz en esto cuatro años de convertirse en un ente técnico, con legitimidad, que haya podido informar con precisión a la población sobre los beneficios o desventajas de la conformación de macro regiones. Si bien la salida de Luis Thais no solucionará nada, su puesta a disposición del cargo implica un reconocimiento de responsabilidades en el fracaso de la consulta de ayer. Asimismo, el desconocimiento del Gobierno en este campo ha estado marcado por las frases del Presidente Toledo, quien dijo que votaría por el sí, a pesar de vivir en Lima, y que exhortó a los pobladores de Cajamarca, que no participaban en el referéndum. ¿Algo de rechazo a Toledo hay en el voto por el NO? Quizás en cierta medida, pero no fue un factor determinante.

Ninguno de los partidos políticos grandes se jugó a fondo por una posición. Lourdes Flores recién impulsó las modificaciones legislativas una semana antes del referéndum, el mutis de Valentín Paniagua y Alberto Andrade en esta materia ha sido sintomático (Yehude Simon aparecía como una suerte de “outsider descentralizador” dentro del Frente de Centro) y la coalición de gobierno no impulsó los proyectos de ley necesarios para que las funciones, competencias y asuntos más polémicos en la conformación de las macro regiones (como la distribución del canon o la sede de la nueva región) fueran definidos antes de la celebración de la consulta. Como dato podemos añadir que originalmente el referéndum se iba a celebrar en agosto de 2004, pero fue aplazado a este año, ya que el Congreso no había dictado las normas antes mencionadas.

Por último, el APRA torpedeó el proceso constantemente. No solo comparte las responsabilidades con el conjunto de grupos políticos que conforman el Congreso, sino que celebró la derrota del SI en el referéndum como si fuera una derrota del gobierno, con el mismo entusiasmo con el que se celebraría ganar un mundial de fútbol. Casi todos los presidentes regionales apristas, con excepción de Omar Quesada de Ayacucho, hicieron campaña por el NO, tanto para evitar perder poder como para ganarle una partida al gobierno. La mezquindad del APRA en este caso preocupa, no solo porque es un partido con opciones importantes para ser gobierno a partir del próximo año, sino también porque siempre ha levantado la bandera de la descentralización. Se privilegió el cálculo político pre electoral antes que una adecuada difusión de ventajas y desventajas de la conformación de cada una de las macro regiones.

El próximo gobierno deberá emprender la tarea de la regionalización, corrigiendo los errores que hemos anotado a lo largo de este artículo y otros que se hayan podido presentar. Urge que cada uno de los grupos políticos que aspira a gobernarnos a partir del 28 de julio de 2006 presenten con transparencia sus ideas respecto a la descentralización y se adopte un consenso político para la aceleración de este proceso. Que la poca madurez que se ha demostrado en estos meses sea revertida con planes serios y concretos. El país lo agradecerá.

Advertisements

MATANDO AL REFERENDUM

Doy mi pronóstico para el referéndum para conformar regiones del próximo domingo: no se logrará reunir los votos suficientes para conforma alguna de las macroregiones planteadas a la población. ¿Por qué? Estas son mis razones.

No ha existido una adecuada información sobre el proceso en sí, ni sobre las ventajas o desventajas que supondría la conformación de cualquiera de las regiones. En esto son co responsables el Consejo Nacional de Descentralización, ente que debería estar más interesado en la formación de las macro regiones, como los medios de comunicación, los cuales no han (mejor dicho, hemos) prestado la atención suficiente a un proceso importante para el desarrollo del país.

De otro lado, las normas dadas para la elección no definía con exactitud si se contarían los votos nulos, viciados o en blanco para sacar el nùmero de votos necesarios para que se de como ganador a la opción “Sí”. Ante este error, el gobierno presentó un proyecto de Ley modificatorio de la ley que rige esta consulta popular, la cual establecía que el departamento aceptaba formar una región si había más votos válidos por el Sí que por el No, siempre y cuando el 61% de sus electores acudiera a las urnas. Además, si participaban tres o más departamentos en una propuesta y solo ganaba el Sí en dos de ellos se presentaría un nuevo expediente para que estos dos se integren y se convocaría a una nueva consulta. Sin embargo, la ausencia de 30 parlamentarios y la abstención del Partido Aprista hicieron que la modificatoria de esta norma no alcanzara la votación calificada necesaria para su aprobación. Son en estas ocasiones donde el discurso queda de lado y se ven las votaciones.

Así, con el resultado de la votación congresal, para aprobar la integración de regiones el domingo próximo en el referéndum, se necesitará del voto del 50% más uno de los votos válidamente emitidos, es decir, los votos blancos y viciados también serán tomados en cuenta. En ninguna elecciòn de las varias que tenemos en el Perú se aplica esta regla y en otros países que han realizado consultas populares o referéndums tampoco ha sido así.

A esto se suma el hecho que varios presidentes regionales (en especial, algunos pertenecientes al APRA) se encuentran haciendo campaña por el NO, más que todo, porque consideran que un triunfo del SI es un triunfo del gobierno y porque temen perder sus cargos en la próxima elección, donde habría menos puestos por elegir (y menos burocracia para meter a los amigotes). Vale decir, mezquidades a todo nivel. Excepciones a la regla: Yehude Simon (Lambayeque), Omar Quesada (Ayacucho) y los presidentes regionales de Huancavelica y Ancash.

En medio de este panorama, con reglas poco claras, con desinformación y con contra campaña, los pueblos de 16 departamentos acudirán a las urnas este domingo para elegir su destino. Salvo que el Señor de los Milagros decida hacer uno en octubre, tendremos que esperar hasta el año 2009 para que el proceso de descentralización avance un paso más. Esperamos que para ese tiempo, ni la improvisación ni la mezquindad impidan que este proceso siga caminando.

MORIR EN IRAK

Muchos medios de comunicación peruanos han registrado en los últimos días una noticia preocupante: varios de nuestros compatriotas, en particular licenciados de las Fuerzas Armadas, están viajando a Irak contratados por empresas particulares de seguridad, a resguardar las instalaciones más peligrosas que con las que cuenta el ejército (de invasión) anglo norteamericano y el gobierno provisional de Iraq.

Esta noticia de por sí preocupa, pues todos conocemos el estado de la situación política y militar en Irak: una invasión condenada por la mayor parte del mundo, un fenómeno terrorista y guerrillero expandido por todo el país, muertos por acciones violentas todos los días y un drama humanitario que crece con el transcurrir de los meses.

Este hecho revela los niveles de desesperanza en que ha caido buena parte de nuestros compatriotas. Las posibilidades de empleo digno en nuestro país se perciben como reducidas y muchos migran a otros lares con la esperanza de un futuro mejor. Sin embargo, una ida a Irak no augura un futuro mejor, sino vivir a salto de mata, tal como vivíamos en la época en que el terrorismo azotaba nuestro país, con la cercana posiblidad de morir.

El Estado no puede impedir que nuestros compatriotas dejen el Perú. Sin embargo, sí debe velar para que las condiciones de los contratos que firman quienes viajan a Bagdad o Basora no eximan de responsabilidad a las empresas que emplean a los peruanos. Asímismo, debe velar para que el Ejército peruano no se involucre en este tema, brindando apoyo logístico en el entrenamiento de los mercenarios (sí, eso son) que irán a tierra iraquí, pue podría comprometer al Perú en una amenaza a su seguridad ante un probable atentado de Al Qaeda como represalia a esta colaboración.

Finalmente, lo que deberán procurar hacer nuestros políticos en la campaña electoral que viene comenzando es devolver la esperanza a un pueblo que la ha perdido y en el que algunos de los miembros de nuestra sociedad se van a ser “carne de cañón” en el lejano oriente. No es a base de promesas de “más trabajo”, mítines o polladas como deberá convencerse al elector, sino a través de un programa claro y concreto, de tener empatía con la población y, sobre todo, con un trabajo de pedagogía política. Es el retorno de la esperanza el norte del 2006. ¿Sabrán entenderlo?

BARRIO DE BRONCAS

Cuando los periodistas se convierten en la noticia

Estupefacción y pena. Eso es lo que me causó la serie de puyazos vertidos la semana pasada entre Rosa María Palacios y César Hildebrandt. Estupefacciòn por el nivel de belicoaidad con el que el intercambio de insultos era proferido. Pena por ver como los dos periodistas más creibles y poderosos del medio televisivo desvíaban la atención sobre el verdadero escándalo: los lios y conflictos de intereses que tenían Genaro Delgado Parker y Fernando Olivera.

Aquí no tomaré partido por alguno de los dos, pero si daré mis impresiones sobre lo que hicieron y se dijeron ambos y las repercusiones que tienen estos hechos y palabras en el ejercicio del periodismo.

Hildebrandt hizo bien en revelar las conversaciones de GDP y FOV. ¿Por qué? Porque considero que es de interés público conocer los negocios y negociados que andaban tendiendo el socio político del Presidente de la República con uno de los principales broadcasters del país, el cual estuvo vinculado a Vladimiro Montesinos. Revela la falta de transparencia con la cual se realizan muchos negocios en nuestro país y la tabla rasa que se hace de la Ley de Gestiòn de Intereses, la cual es vulnerada por GDP al intentar gestionar en favor de una empresa norteamericana para la compra de una azucarera estatal (los dueños de medios de comunicación, de acuerdo a esta norma, no pueden ser gestores de intereses).

Asimismo, frente a los dos errores cometidos en la investigación de Hildebrandt (encargar el peritaje del audio a un miembro del FIM y señalar en la segunda entrega de grabaciones que las conversaciones sobre ATV y un posible embargo de sus acreencias se había sostenido entre Genaro y Olivera), se respondió con la máxima rapidez posible, reconociendo y rectificando errores que otros colegas no rectificarìan o reconocerían (caso claro: Cecilia Valenzuela, quien se niega a reconocer errores cometidos por su equipo de investigación, pese a ser más graves que los antes señalados).

Palacios no tomó el tema con “condescendencia” como lo sostuvo Hildebrandt. Por el contrario fue bastante incisiva en sus preguntas. Eso fue lo que motivó la cancelación en dos oportunidades de la entrevista que Genaro Delgado Parker había prometido concederle. Tampoco hizo escarnio de los equívocos de Hildebrandt.

Sin embargo, creo que ambos no han reconocido del todo su responsabilidad en el fondo de las acusaciones mutuas que se virtieron en esta semana: haber estado de acuerdo con varios aspectos de las dictaduras de Velasco (Hildebrandt) y Fujimori (Palacios).

No hemos visto un reconocimiento claro de errores en este aspecto: Hildebrandt ha tratado de excusar su apoyo a la “Revolución Peruana” diciendo que eran “errores de juventud” (nos recuerda a la excusa de un ex presidente de desastroso gobierno que hoy pretende volver a serlo) y que todo joven tiene ganas de cambiar el mundo. Pero, ¿debìa cambiarse el mundo coactando la libertad de prensa, expropiando a la mala los fundos agrarios, estatizando la economía del país, cerrando el Congreso y el Poder Judicial e intentando hacer una “revoluciòn desde arriba”? Palacios ha sido consultora en temas de reforma del Estado en la PCM y asesora de plan de gobierno de Juan Carlos Hurtado Miller y ha defendido la orientación económica del gobierno fujimorista. ¿Por qué ella y tantos otros liberales solo se preocuparon de la libertad económica, de las reformas liberalizadoras y de la reducción estatal antes que de la ruptura democrática, de los atropellos a la libertad de expresión y las violaciones a los derechos humanos? ¿Por qué ser asesora del candidato a alcalde del movimiento que iba “con todo el apoyo” del gobierno, con Absalón Vásquez a la cabeza, cuando en 1998 ya habia ocurrido el golpe, Barrios Altos, La Cantuta, la ley de amnistía, las denuncias sobre las cuentas de Montesinos, el despojo de la nacionalidad de Ivcher y la destitución de los magistrados del Tribunal Constitucional?

Errar es humano, dice el refrán. Pero reconocer los errores propios es de hombres de bien. Es algo que ambos debieran hacer en torno a su pasado.

Y, para el futuro, evitar que el rating, la competencia y las broncas personales vuelvan a convertir a la pantalla chica en un pugilato verbal. El público no se lo merece y ambos protagonistas de la historia saben hacer su trabajo. Espero que se acuerden de como hacerlo.

TAMBIEN VIENE…

La trayectoria de Genaro Delgado Parker

1959. Los hermanos Genaro, Héctor y Manuel Delgado Parker fundaron Panamericana Televisión, el segundo canal comercial en salir al aire.

Rápidamente, Panamericana se convirtió en el canal más importante del país. Las grandes figuras de la televisión peruana estaban allí: Martinez Morosini, Pablo, Kiko, Ferrando. El viaje a la Luna fue visto por casi todo Lima en el 5. “Simplemente María”, el mayor producto de exportación de la televisión peruana, fue producido en PANTEL.

Pero llegó el gobierno militar y la familia no se alineó con el régimen. Genaro se fue a hacer televisión a la Argentina con José Enrique Crousillat, quien hacía sus pininos televisivos. Sin embargo, ya en esa época hizo grandes jugadas políticas a fin de preservar lo más que se pueda el canal para cuando regrese la democracia. Tal como lo relata Fernando Vivas en su historia de la televisión nacional, GDP fue un lobbista clave para que la participación de Panamericana en Telecentro, la productora creada por la expropiación de los canales 4 y 5, fuera mayoritaria. Es más, GDP ingresó por unos cuantos meses como director de Telecentro. Se cuenta que cuando los Delgado regresaron a Pantel les dijeron a los militares directivos de la productora estatal: “gracias por cuidarnos el negocio”.

Regresaron los Delgado con el fin de la dictadura. Y los ochenta fueron años felices para ellos. Tenían los ratings más altos con “Aló Gisela”, “Risas y Salsa”, “Trampolín a la Fama” y los partidos de la selección de fútbol. Sus programas periodísticos eran sinónimos de credibilidad.

Pero la política lo arruinó todo: Genaro se alineó con Vargas Llosa y eran públicas las simpatías de Héctor por Alan García (llegando a ser representante del Estado en la polémica compra de los aviones Mirage a Francia). La lucha política producida en las elecciones de 1990 (con intentos de Genaro por estar bien a la vez con García y Mario Vargas Llosa) dividió a la familia y Genaro se alejó de Panamericana para dedicarse a otros negocios.

Mario Vargas Llosa dice lo siguiente de GDP en su libro de memorias “El Pez en el Agua”:

Desde que trabajé con él, como periodista, aún adolescente, en radio Panamericana (paréntesis, GDP era “Genaro hijo” en “La Tía Julia y el Escibidor”), había sentido una irremediable simpatía por Generao; pero siempre tomé con un grano de sal sus declaraciones de amor políticoñ. Pues creo conocerlo bastante para saber que su gran éxito como empresario se ha debido no solo a su energía y talento (que tiene de sobra) sino, también, a su genio camaleónico, su habilidad mercantilista para nadar en el agua y el aceite y persuadir al mismo tiempo a Dios y al Diablo que es hombre suyo

El 5 de abril de 1992, Manuel Delgado Parker fue al “Pentagonito” para que Fujimori le dijera las medidas que iba a tomar. No hubo mayor resistencia. La Asociación de Radio y Televisión presidida por Genaro no condenó abiertamente el golpe de estado, que era lo correspondía.

La sintonía fue cayendo. Trajeron en 1996 a Genaro para salvar el canal. Pero las luchas internas minaron los planes y finalmente el canal quedó en manos de Ernesto Schutz Landázuri, empresario de la industria del papel (higiénico) y quien luego se vendería a Montesinos.

Luego Genaro optó por fundar una productora, Astros, donde contrató las mejores figuras del medio e inició su sueño de tener una especie de CNN en señal abierta. La productora hizo programas para Global Televisión. Contrató a Hildebrandt en 1998 y su programa se convirtió en una de las pocas tribunas para la oposición. Hasta que se peleó con el periodista en público en uno de los momentos más memorables de la historia de la televisión peruana:

¡Lanza tu candidatura nomás!
– Y tu sigue defendiendo Tiwinza, Genaro, como siempre
.

Al igual que Manuel Delgado y Ernesto Schutz, Genaro quería resolver sus juicios lo más rápido posible, pero no en el Poder Judicial. Fue donde Montesinos, acompañado del ya para entonces millonario (y hoy preso) Víctor Joy Way. Aceptó todo, a cambió de una condición: Hildebrandt no regresa. La condición fue cumplida, Hildebrandt no regresó. Genaro fue procesado años más tarde de dicha conversación, pero, viejito él, candidato a una plaza en el asilo “Canevaro”, se acogió a un periodo de prescripción más corto y evito ir a San Jorge.

Pero obtenido lo que quería (es decir, Hildebrandt fuera de la televisión), Montesinos lo dejó preso de sus acreedores. Se aprovechó un lío de accionistas para dejarlo fuera de Red Global. Fue al sistema interamericano de defensa de los derechos humanos. Y caída la dictadura recuperó el canal 13.

Luego comenzó a bregar por recuperar Panamericana y la serie de medidas cautelares se fueron sucediendo. La guerra mediática era feroz a través de los medios. Los periodistas de los bandos Schutz y Delgado perdían credibilidad al mismo tiempo que los ataques subían de tono. Así, entre cautelares en el Callao y en los tristemente célebres juzgados del Cono Norte, llegamos a la famosa escena de la toma de Panamericana, con baldes de pintura, extintores, roturas de lunas, matones de poca monta y dos mafias enfrentándose por un canal que debió ser licitado en un concurso público transparente.

Y claro, la política siempre detrás: el fujimorismo apoyaba a Schutz, pretendiendo presentarlo como “perseguido político” del gobierno de Toledo (patraña que se cae cuando se fuga una y otra vez, tanto de Perú, luego de Argentina, para recalar ahora en Suiza). Mientras que Fernando Olivera y un bando del gobierno aplaudía las complacencias y sobonerías de Genaro para con el régimen y Toledo iba para que Jessica Tapia le haga “entrevistas” dignas de “El Especial de Humor”.

Señor presidente, su partido falsificó firmas, ohhh? (por favor, repetir con tono de declamación de niño de tercero de primaria)
– ¡Alejandro!
– Se repite, toma 2,
– Tomo 2 (segundo whisky etiqueta azul)

Antena fría, programas mediocres, credibilidad por los suelos. Este es el legado de Genaro Delgado Parker en su nueva etapa en Panamericana.

Y hoy vuelve con su verdadera faz, la del empresario mercantilista e inescrupuloso en que ha devenido. Dejo de ser el “zar de las telecomunicaciones” (Carlos Alvarez dixit) para ser el “rey del recurseo” a través de los lobbys que montaba con Olivera. Aconsejaba al Presidente mientras se mofaba a sus espaldas. Sobaba al régimen mientras conversaba con los líderes de la oposición para seguir sobreviviendo, como ha sido su costumbre, estando bien con el gobierno de turno. Y, además, tratando a las personas con modales de hacendado “pre reforma agraria”.

¡Este es Genaro, que les parece!

TRES CUENTOS INMORALES

JOSE FRANCISCO, EL CANAL DE LA MANCHA Y LA EXTRADICION

Todos recordamos las montañas de dólares entregadas por Vladimiro Montesinos a José Francisco Crousillat (y asu padre, José Enrique) por la venta de la línea editorial de América Televisión, medio que por ese entonces pertenecía a su familia. También recordamos a Crousillat hijo llevando a la tristemente célebre salita del SIN a personajes faranduleros como Gisela Valcárcel y Laura Bozzo y a conocidos tránsfugas como Alberto Kouri. Por tanto, no estamos hablando de un simple peón de la mafia, sino de un operador de estrechos vínculos con VMT.

Pues bien, el hombre que tan estrechos vínculos tenía con Montesinos pretende aparecer como un perseguido político para evitar su extradición desde Argentina. Para ello recurre al ya viejo y desgastado cuento de la “persecución política”. JFC arguye que los propietarios de “El Comercio” y “La República”, actuales dueños de América Televisión, han intervenido en este caso para quedarse con el canal “de manera irregular”. Más aún, Crousillat intenta levantar sospechas sobre Gustavo Mohme Seminario, dueño de “La República”, sosteniendo que sus reuniones con Montesinos no fueron lo suficientemente investigadas y que el diario habría sido favorecido por el Congreso por la publicación en sus páginas del boletín “La Gaceta”, que hasta hace un par de años era editado para difundir las actividades del parlamento.

Sin embargo, cabe precisar que las reuniones de Mohme con VMT (que en nuestra opinión, nunca debió sostener) ya fueron investigadas por las Fiscalías Anticorrupción y no se encontró ningún ilícito penal en contra del empresario. Asimismo, el contrato con el Congreso ya ha sido materia de investigación y no se ha encontrado irregularidad alguna. Además, la operación de compra de acreencias de América Televisión fue realizada con total transparencia, tal como lo ha ratificado el INDECOPI, entidad encargada de supervisar los procesos concursales.

Finalmente, para descartar todo vínculo con VMT, la mejor defensa que tiene Mohme es la línea editorial de su diario, combativa en todo momento contra la dictadura, sin que en ningún momento claudicara.

Por tanto, esta nueva maniobra de JFC para retrasar su rendición de cuentas ante la justicia peruana no tiene ningún fundamento en la realidad. No es más que el manotazo de ahogado de un delincuente al cual le espera un solo lugar, la cárcel.

POPY, GENARO Y UN AUDIO REVELADOR

La catadura moral de Genaro Delgado Parker se hizo conocida por todos cuando vimos sus vídeos con VMT, en los que negocia la salida del incómodo periodista César Hildebrandt a cambio de favores judiciales en los procesos que tenía con su hermano Manuel Delgado Parker por la venta de las acciones de Tele 2000 (que luego sería Bell South) y con Ernesto Schutz por la propiedad de Panamericana Televisión.

Fernando Olivera, hasta antes que entrara al gobierno, era un bullicioso fiscalizador de todos los gobiernos, con antiaprismo militante y no pocas metidas de pata. Sin embargo, se reivindicó de todos sus errores con la presentación del vídeo Kouri Montesinos, que provocó el inicio del fin de la dictadura.

Sin embargo, una vez instalado en el gobierno, Olivera pasó a ser el peor “enemigo interno” del gobierno, no porque tuviera una vocación de serlo, sino porque su elefantíasico ego y sus afanes de convertirse en el poder “detrás del trono” de Alejandro Toledo lo hicieron cometer gruesos errores, tales como el envio de cartas falsas al Vaticano, sus constantes venidas al Perú desde su puesto de embajador en España y, por supuesto, su hasta ahora no explicada juramentación como Canciller x tres minutos.

Pero más que la conjetura sobre la juramentación de Olivera (cuetión que Carlos Ferrero, en el peor de los casos, ha dejado en el limbo) preocupa más el papel que Olivera y GDP estarían jugando como gestores de intereses particulares. En este caso específico, en la compra de acciones de la Azucarera Casagrande, en la cual, tal como lo denunciara hace 3 semanas la revista Caretas. Lo que no se conocía es la intervención de Delgado Parker en el negocio. Y este es el tema que creo que debe investigarse. Los lobbys en el Perú están regulados por la Ley Nº 28024, cuyo cumplimiento debería ser analizado.

Pero al margen de las implicancias legales, suena bastante raro que dos personajes que se dicen amigos del Presidente se conviertan en lobbistas de una empresa interesada en el negocio del azúcar. ¿De cuánto será la comisión?

LAS AMENAZAS CONTRA EL DR. LERNER

Para culminar la semana, el ex presidente de la CVR, Salomón Lerner Febres, recibió amenazas anónimas, con epítetos agraviantes en contra de su persona y de la comunidad judía, demostrando falta de tolerancia contra la familia paterna del Dr. Lerner y contra nuestros hermanos peruano – judíos en general.

Pero no solo Lerner ha recibido amenazas, también el resto de miembros de la CVR. Quienes los insultan e intentan amedrentar lo hace, según ellos, para “defender a las Fuerzas Armadas” de los “ataques” que el Informe Final ha hecho a los institutos armados.

Como hemos dicho en varias oportunidades, la Comisión de la Verdad y Reconciliación señaló claramente que el principal responsable del conflicto interno que vivió nuestro país fue Sendero Luminoso, cuyas ideas políticas y accionar demencial son explícitamente condenados en el Informe. No se puede, por tanto, acusar de “pro senderistas” a los comisionados.

Y sobre las Fuerzas Armadas, la CVR reconoce a los héroes y el esfuerzo realizado por ellos para defender la democracia. Sin embargo y esto no podía dejar de decirse, también se reconoce las violaciones a los derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas del orden, que en algunos lugares y momentos fueron sistemáticas. Es decir, se deslinda a los héroes de los asesinos, a los mártires de los violadores, a los discapacitados de los torturadores. Esta distinción es clave para refundar instituciones tan importantes para la democracia.

No es inmoral expresar discrepancias con el Informe Final de la CVR. Creo que más bien lo que falta es discutirlo sin apasionamientos de ningún tipo, ni de los que creen que es santa palabra, ni de los que los descalifican a priori. Lo inmoral es la poca tolerancia que se tiene frente a este trabajo, la cual motiva que las familias de los comisionados tengan la natural preocupación por la vida de sus seres queridos. Por esto, desde este pequeño espacio, nos solidarizamos con los miembros de la CVR y esperamos que estos ataques cesen, por el bien de la tolerancia que debe caracterizar el actuar democrático como forma de vida.