LONDRES: OTRA VICTIMA DEL TERROR

El terrorismo ha cobrado nuevas víctimas. Esta vez ha sido Londres. A la hora que escribimos esta columna, más de 50 personas han fallecido producto de las cuatro explosiones en distintos puntos de la ciudad, en las que los blancos fueron los medios de transporte masivo, al igual que el 11-M en Madrid.

El hecho que Londres fuera escogida como blanco de los ataques terroristas no era casual y debió ser previsto con mayor rigor por los sistemas de inteligencia.

El gobierno de Tony Blair, recientemente reelegido, es el principal aliado de George W. Bush en su cruzada antiterrorista, la cual ha estado centrada más en el derrocamiento de gobiernos impresentables antes que en una estrategia que permita la captura de los autores de los ataques, tanto materiales como los intelectuales. El caso español y sus investigaciones policiales y judiciales sobre los atentados del 11-M debe convertirse en un ejemplo que la Polícia Metropolitana de Londres y Scotland Yard deberán tomar en cuenta.

Además, Gran Bretaña era el centro de la noticia por la presencia de los principales líderes mundiales en Edimburgo, en una reunión del G-8 sobre el tema de la pobreza africana y el cambio clímatico del planeta. Ambos temas han sido relegados en su tratamiento luego de los atentados, a pesar de la campaña que varios artistas emprendieron para colocar el tema de la pobreza en Africa a través de la serie de conciertos “Live Aid” y de las ong’s ambientalistas en el tema climático.

Finalmente, Londres había sido elegida como sede de los Juegos Olímpicos en 2012, luego de vencer en apretada elección a Paris y Madrid, las otras favoritas. El clima en la capital británica, antes de los atentados era de fiesta. Hoy el luto más absoluto cubre la atmósfera de la ciudad.

La sombra de la sospecha cae sobre Al Qaeda o sobre cualquier grupo afin a ellos. Una franquicia de terroristas al mejor postor, tal como lo señala el analista Farid Kahatt en “El Comercio”, parece ser el modus operandi actual del terrorismo internacional.

Frente a ello ¿qué hacer? Sin duda alguna, reforzar los sistemas de inteligencia e incentivar la cooperación entre los mismos, cortarle el caño económico a estas agrupaciones a través de los mecanismos de inteligencia financiera. Ello no nos debe llevar a una cacería de brujas frente al mundo árabe ni mucho menos a seguir desencadenando las “guerras preventivas” que el Pentágono prioriza como estrategia.

Sin duda, los peruanos estaremos presentes en esta lucha contra el terrorismo. Conocemos muy bien esta lacra y no podemos ser indiferentes. Nuestros errores y nuestros aciertos en esa lucha deben servir al resto del mundo. Difundirlos y tener una política exterior que se ocupe de elaborar una estrategia alternativa, que defienda la democracia, la seguridad y los derechos humanos debe ser la prioridad no solo del actual gobierno, sino también de quienes se preparan a serlo el proximo año. Este hecho nos vuelve a recordar tareas pendientes que no pueden esperar a mañana.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s