NO ES PALABRA DE DIOS

Juan Luis Cipriani: radiografía de un cuestionado Cardenal

En las próximas horas comenzará el Cónclave, reunión de los Cardenales menores de 80 años para elegir al nuevo Papa. Entre los participantes, en su doble calidad de elector y posible elegido, se encuentra el Cardenal del Perú y Arzobispo de Lima Juan Luis Cipriani. Si bien las opciones de Cipriani de alcanzar el Papado son en verdad remotas – paga 40 a 1 en las apuestas que se hacen en Londres sobre quien será el sucesor de Juan Pablo II -, creemos que es una buena oportunidad para recordar los “greatest hits” de Monseñor Cipriani: aquellas declaraciones y acciones que lo han convertido en el personaje controvertido que es y que genera rechazo en un amplio sector de los católicos que habitamos.

CIPRIANI Y EL CONFLICTO ARMADO INTERNO

El Arzobispado de Ayacucho, durante los años del conflicto armado interno, no cumplió con su labor pastoral y de defensa de los derechos humanos. En realidad, la Iglesia en Ayacucho no había asimilado los cambios que el Concilio Vaticano II y la Conferencia Episcopal de Medellín (para no hablar de la Teología de la Liberación) habían provocado en la Igelsia Católica latinoamericano. Las misas en los templos eran bastante tradicionales y el cuerpo sacerdotal, muy avanzado en edad, era conservador, con poca atracción en la juventud y poca presencia en el campo.

El Arzobispo de Ayacucho fue durante los primeros años del conflicto Monseñor Federico Richter Prada. Sacerdote bastante conservador, mantuvo silencio cuando comenzaron las violaciones a la vida e integridad de los ayacuchanos, sean las provocadas por Sendero Luminoso o por las Fuerzas Armadas y Policiales. Si bien Richter rechazaba a Sendero, no tuvo una política de apoyo social y de derechos humanos propia.

En 1986, Richter tuvo algo de juego propio. Tanto la Conferencia Episcopal Peruana como la Comisión Episcopal de Ayuda Social (CEAS) enviaron una “comisión de Apoyo a las Zonas de Emergencia”. Cuando esta Comisión se tuvo que retirar ante la intensificación de la violencia, Richter permitió que se creara la Oficina Arquidiocesana de Acción Social de Ayacucho, a cargo del sacerdote jesuita Carlos Schmidt y la formación del Centro de Investigación y Promoción del Desarrollo y la Paz.

En 1988 llegó Juan Luis Cipriani a Huamanga, como Obispo Auxiliar. Desde el inicio de sus funciones pastorales, mantuvo buenas relaciones con el Comando Político Militar, ente castrense responsable del orden y seguridad en Ayacucho y que fue uno de los órganos responsables de masivas violaciones a los derechos humanos. Cipriani comenzó a bloquear cualquier iniciativa del CEAS en Ayacucho y en 1990, con la venia de Richter, impulsó el cierre de la Oficina Arquidiocesana de Acción Social. Conocido es en Huamanga que se colgó una pizarra en la que se decía “No se aceptan reclamos sobre derechos humanos”.

El pensamiento Cipriani sobre el problema de los derechos humanos fue expresado en homilías, entrevistas y declaraciones a la prensa. He aquí una selección de su repertorio:

Digámoslo de forma sintética;: la mayoría de instituciones llamadas de Defensa de los Derechos Humanos son tapaderas de rabo de movimientos políticos, casi siempre de tipo marxista y maoista” (11 de marzo de 1991)

El caso La Cantuta está siendo utilizado políticamente y bajo el pretexto de la defensa de los derechos humanos se está dando el último intento de atropellar la libertad del pueblo peruano” (10 de diciembre de 1993, para ese entonces ya se iniciaban las revelaciones sobre la autoría de los crímenes de La Cantuta, atribuida al Destacamento Militar “Colina”).

No se puede decir que el Perú es un lugar donde no se respetan los derechos humanos” (10 de enero de 1994).

En un contexto violento como el de Ayacucho, las muertes, desapariciones y abusos son parte de la guerra. Los defensores de los Derechos Humanos le llamarán guerra sucia. Yo creo que las Fuerzas Armadas tuvieron que utilizar estos mecanismos para conocer cómo y donde ocurrían estos asuntos. Y cuando se utilizaron estos medios, naturalmente hubo muertos de un lado y otro” (14 de abril de 1994, entrevista en la revista Caretas).

He salido al frente de los pobres y de los que han masacrado esta ciudad. Y durante ese trajín no he visto a los de la Coordinadora de Derechos Humanos, esa cojudez” (de la misma entrevista a Caretas, quizás su frase más celebre sobre el tema).

Las organizaciones pro derechos humanos convierten la coyuntura en un circo político” (18 de julio de 1995, entrevista en Expreso, a pocos días de haberse dado la Ley de Amnistía a los miembros de las FFAA que violaron derechos humanos en la guerra contra el terrorismo).

CIPRIANI Y EL FUJIMORISMO

Monseñor Cipriani fue bastante cercano al fujimorismo. Su pensamiento en materia de derechos humanos fue uno de los campos en donde se notó más esta cercanía, como hemos visto. Añadamos a ello que Cipriani apoyó el establecimiento de la pena de muerte para los terroristas, la Ley de Amnistía y, años más tarde, el retiro de la competencia contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a raíz del fallo que ordenaba un nuevo juicio a terroristas chilenos pertenecientes al MRTA.

Las cercanías no se quedan allí. Durante muchos años, Cipriani fue uno de los directores de FONCODES, uno de los organismos estatales de ayuda social, clave para la manipulación de los programas sociales (a pesar que en sus inicios había tenido un manejo técnico). Solo se alejó de FONCODES cuando comenzaron las denuncias sobre la política de esterilizaciones forzadas ejecutadas por el fujimorismo.

Al igual que muchos miembros del Opus Dei, Cipriani defendió a Fujimori cuando se le criticaba desde fuera. Recordemos la cercanía de personajes de este grupo católico a la dictadura, tales como Dionisio Romero, Martha Chávez, Alex Kouri y Rafael Rey.

Si bien su actuación durante la crisis los rehenes entre 1996 y 1997 fue esencialmente oportuna y buena en términos generales, hasta el día de hoy existen suspicacias sobre sí Cipriani conocía de la inflitración de micrófonos y de los planes de la troika Fujimori – Montesinos – Hermoza de no dejar a ningún terrorista con vida (hoy sabemos que inclusive mediaron ejecuciones extrajudiciales). A pesar de ello, damos en este caso al hoy Cardenal y a sus lágrimas derramadas al día siguiente de la operación Chavín de Huántar el beneficio de la duda.

Resulta bastante suspicaz que su nombramiento como Arzobispo de Lima se haya producido cuando era embajador en el Vaticano Augusto Antonioli, conocido hombre cercano a Vladimiro Montesinos. También lo es que Cipriani haya dado una conferencia ante miembros de la Escuela de Inteligencia del Ejército, aceptando la posibilidad de formar “espíritus mentirosos” y utilizando un lenguaje bastante procaz, que espantaría incluso al más vulgar de los cómicos de café teatro.

Para culminar con esta sección recordemos que Cipriani señaló cuando venían varias misiones de observación electoral al escandaloso fraude del 2000 que “las ONG’s, no la OEA que representa a Estados, vienen a desatar un carnaval en el país” y frente a las críticas de Estados Unidos al proceso electoral señaló, con una honestidad económica que enviarían “talibanes” del neoliberalismo como Fritz Du Bois o Roberto Abusada, “de los Estados Unidos lo que queremos es su dinero”.

CIPRIANI Y LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA

En los Estatutos de la Pontificia Universidad Católica del Perú se señala que el Arzobispo de Lima tiene el título honorífico de “Gran Canciller” de la PUCP. Este título no da ninguna prerrogativa, salvo la de tener cierto campo de decisión o influencia en el Departamento de Teología de la Universidad.

En 1999, coincidieron dos hechos: Juan Luis Cipriani fue nombrado como Arzobispo de Lima y por ende ocuparía el cargo de Gran Canciller de la PUCP y el entonces Rector Salomón Lerner Febres había viajado con el Vicerrector Marcial Rubio a Roma para tener un diálogo con representantes de la Santa Sede para la Educación, con el fin de informar sobre la marcha de la universidad y coordinar ciertas orientaciones generales.

En esa coyuntura Cipriani solicitó una revisión de los Estatutos (que siendo universidad Pontificia deben ser aprobados por la Santa Sede) para que su cargo de Gran Canciller tenga mayores prerrogativas sobre el manejo de la universidad, tanto en el área de Teología (donde predominan los jesuitas y los sacerdotes partidarios de la Teología de la Liberación) como en el nombramiento de profesores. Se comenzó a rumorear que Cipriani, además, quería sacar a profesores que hayan sido divorciados o con presunción de homosexualidad y que se sacarían libros de la biblioteca para prohibir su lectura.

Las autoridades de la PUCP se opusieron a esta modificación. Contaron para ello con el respaldo de los profesores de todos los Departamentos Académicos de la Universidad. Los alumnos fueron más allá: durante varios años sucesivas directivas de la Federación de Estudiantes han declarado “persona no grata” a Cipriani. Es más, Cipriani no ha podido acudir durante varios años a la Ceremonia de Apertura del Año Académico por recomendación del rectorado, ante las manifestaciones organizadas en contra de su presencia.

De esta manera Cipriani no ha podido conseguir mayor presencia en la PUCP. Más aún, su relación con las actuales autoridades de la Universidad es distante. Ello se debe a que la Comunidad Universitaria en pleno ha respaldado a Salomón Lerner Febres en su labor como presidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en cuyo Informe Final se recuerda su actuación durante los años de violencia en nuestro país. A pesar de ello, la relación con la Iglesia Católica es muy buena.

LOS ATROPELLOS DE CIPRIANI EN CONTRA DE SACERDOTES Y PARROQUIAS

En el año 2003 fue muy sonado un escándalo que involucraba al sacerdote Martín Sánchez en malos manejos y abuso sexual de menores. Sánchez ha dirigido durante años el Hogar de Cristo, entidad creada por el fallecido Cardenal Augusto Vargas Alzamora para ayudar a la población más pobre, a semejanza de una obra similar en Chile.

El Padre Martín Sánchez fue suspendido en sus funciones. No podía celebrar misa, dar la comunión o ningún otro sacramento.

El estilo del padre Martín era diametralmente opuesto al de Cipriani: aparecía constantemente en la televisión, hablaba sobre temas controvertidos como el aborto o la planificación familiar, estaba rodeado de políticos y en reuniones sociales, organizó una peña en el restaurante “Los Dos Peces” (fuente de ingreso del Hogar). Personalmente, al margen de ciertos excesos, el estilo del Padre Martín me parece renovador en una Iglesia que, salvo honrosas excepciones, diera la impresión de quedarse un poco alejada de sus fieles y de los nuevos tiempos.

Para desprestigiar al Padre Martín, la figura utilizada fue el obispo auxiliar Adriano Tomassi (recomendado de Cipriani) quien fue quien hizo las acusaciones de homosexualidad y la posible utilización de testigos falsos para llevar a cabo estas denuncias. Asimismo, se sabía de los intentos de Cipriani por controlar el Hogar de Cristo, respondidos por virulentas cartas del entonces Cardenal Vargas Alzamora.

Hoy todas las acusaciones contra el Padre Martín han quedado desvirtuadas ante las autoridades judiciales y tributarias. Sin embargo, en los últimos 2 años, el Hogar de Cristo vio disminuidos sus ingresos, los cuales han comenzado a recuperarse recién en los últimos meses.

No contento con ello, Cipriani comenzó a sacar a congregaciones religiosas de parroquias que habían formado durante décadas para colocar a sacerdotes diocesanos que dependen directamente de él. Ello ha ocurrido con la parroquia San Juan María Vianney en Magdalena, donde salió la congregación Mallorca Misionera, y, según denuncia del programa “La Ventana Indiscreta”, una situación similar se produciría en las próximas semanas en la parroquia Santísimo Nombre de Jesús en San Borja. Esta vez los despojados son los franciscanos, una de las órdenes con mayor y más antigua presencia en nuestro país. En este último caso, los fieles se vienen organizando para hacer sentir su voz de protesta, tal como hicieron los fieles de Magdalena en su oportunidad.

EPILOGO

A todo este panorama, sumémosle sus intentos de amnistía para varios de los presos por delitos de corrupción o sus polémicas declaraciones sobre la homosexualidad (“los homosexuales no están en los planes de Dios), olvidando que fue un homosexual, Miguel Angel, quien pintó la Capilla Sixtina, donde votará para elegir al próximo Papa.

Recuerdo, como católico con memoria, el ejemplo dado a lo largo de los años por sacerdotes como Juan Landázuri, Augusto Vargas Alzamora, Luis Dalle y Luciano Metzinger (ya fallecidos); Miguel Tomaszek, Zbigniev Strazalkowski y Alessandro Dordi (asesinados por Sendero Luminoso); Gustavo Gutiérrez, Miguel Irizar, Luis Bambarén, José Dammert Bellido, Hubert Lanssiers, Gastón Garatea, Juan Julio Wicht y otros a quienes sería extenso mencionar. Todos han trabajado por la paz, por la defensa de la vida, por alcanzar una mejor vida material y espiritual, por la decencia en nuestro país y por la unidad de la Iglesia Católica.

Frente a los mencionados, Juan Luis Cipriani no aparece como un verdadero pastor. Un pastor de almas no debe crear divisiones, ni estar de lado de los opresores, ni dejar de auxiliar a sus hermanos de fe, ni crear intrigas para desplazar a uno de sus pares, ni dejar de defender la vida y la dignidad de las personas. Ello no es consecuente con el mensaje que Jesús de Nazaret nos legó y que se halla contenido en los Evangelios.

Esperamos que, más temprano que tarde, la Iglesia de Lima tenga un nuevo pastor.

3 thoughts on “NO ES PALABRA DE DIOS

  1. Siempre he sido un conevncido de que NO TODO LO QUE NOS DICEN LOS CLERIGOS DE LA GERARQUIA ECLESIASTICA ES PALABRA DE DIOS .. siempre fui un convencido que muchas veces SE PONE EN BOCA DE DIOS LO QUE A EL JAMAS SE LE OCURRIRIA DECIR.Soy catolico, soy creyente, voy a misa, NO SOY FANATICO, tengo convicciones sólidas de FE EN DIOS, y lamento que existan aun clerigos o personas que se mantengan en el medioevo respecto a la IMAGEN DE DIOS.NO INTENTO CAMBIAR NADA, NI JUSTIFICAR EL LIBERALISMO ACTUAL, creo que nuestra escencia ES SIEMPRE HUMANA, y debemos TOLERARNOS COMO TAL. Siempre he creido que a través de la historia la jerarquia de la Iglesia simepre ha querido justificar sus malas acciones AUMENTANDO LAS PENITENCIAS A LOS CREYENTES.La iglesia como jerarquia supone PODER, y el poder siempre es tentado a caer en corrupcion.por eso no guio mi fe en dios en LOS TESTIMONIOS DE LOS REPRESENTATES DE LA JERARQUIA ECLESIASTICA, a mi me interesa DIOS MANIFESTADO EN LO QUE ME RODEA. Se que dios está incluso en los lugares DONDE LOS CLERIGOS PUEDEN PONER EN DUDA QUE “AHI NO PODRIA ESTAR DIOS” ..

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s