YUYANAPAQ: AL FINAL DE UNA EXPOSICION

Relato de una visita para que la memoria se prologue

El último domingo tuve la ocasión de visitar la exposición elaborada por la CVR denominada “Yuyanapaq, para recordar”.

Dentro de las líneas de trabajo de la CVR, se contempló la existencia de un proyecto fotográfico que permitiera, a través de las imágenes, preservar la memoria de lo ocurrido durante el conflicto armado interno vivido en el Perú entre 1980 y 2000.

Así, la Universidad Católica prestó la Casa Riva Agûero, ubicada en pleno malecòn de Chorrillos. Esta casa está en plena remodelación, por lo que la sensación de reconstrucción luego de una catástrofe está presente a lo largo de las 27 salas que componen la exposición. Más aún, si la casa se asemeja mucho a los ranchos que existían en Chorrillos antes de su destrucción en la Guerra del Pacífico.

La exposiciòn, con la crudeza de las imàgenes, muestra de manera didàctica el horror que se viviò durante aquellos años. Se puede ver en toda su dimensiòn, el inmenso daño que Sendero Luminoso y el MRTA causaron al país, no solo en las imágenes de los coches bomba (como en la sala dedicada al atentado de Tarata), de los muertos con carteles colgando sobre sus cadáveres, sino también de los niños obligados a combatir en ambos bandos del conflicto, en las viudas desesperadas por la pérdida de un ser querido, en las imagenes de los campesinos queriendo saber de sus seres queridos a la puerta de la morgue.

La acciòn del Estado tambièn es mostrada. Los militares implicados en violaciones de derechos humanos, las imagenes de las fosas comunes, lo ocurrido en la matanza de los Penales, en Cantuta y en Barrios Altos. Pero tambien están presentes los héroes, tanto de los comités de autodefensa, como de los militares.

En general, la muestra nos termina mostrando un país que no queremos ver en toda su dimensión y nos refleja que en realidad, las mayores víctimas del conflicto pertenecieron al sector de la sociedad marginado tradicionalmente: los campesinos, los quechua hablantes, los pobres, los presos inocentes. Un sector de peruanos al que generlamente los limeños no miramos u observamos con desprecio o distancia. Es con ellos con quien debemos reconciliarnos formando un país distinto, más justo, más comprometido con la defensa de la democracia, menos violento y que tenga como meta el respeto de los derechos humanos de todos los peruanos.

“Yuyanapaq” tiene fecha de cierre: el 15 de marzo será el último día en que se podrá ver esta importante muestra. La Universidad Católica no puede seguir solventando esta exposición por sí sola y no ha recibido apoyo de la empresa privada. La exposición, segun nos han comentado, se trasladaría al Museo de la Nación.

Sea donde fuere, esperamos desde aquí que el esfuerzo de mantener viva la memoria a través de las imágenes se mantenga y los peruanos podamos tener un espacio donde recordar, guardar el luto necesario y sacar lecciones para que la historia no se repita.

Sigamos en “yuyanapacha” (tiempo de la memoria).

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s