TRAMPOLIN A LA FARRA (FISCAL)

El espíritu de Augusto Ferrando se apodera de Palacio de Gobierno

Augusto Ferrando fue el animador más longevo de la televisión peruana. Durante 30 años seguidos capitanéo “Trampolín a la Fama”. Concebido inicialmente como programa destinado a descubrir “nuevos valores artísticos”, Trampolín degeneró luego en la ridiculizción de la pobreza. Ferrando entregaba dinero (entre 50 y 200 soles) a personas necesitadas, a cambio de que cedieran a sus requerimientos, los cuales se ceñìan básicamente a efectuar tareas indignantes, imposibles o rídiculas.

Guardando las debidas distancias, parece que el espíritu de Ferrando y su Trampolín ha pasado a Palacio de Gobierno.

En los últimos días, la periodista Rosa María Palacios hizo de conocimiento público un supuesto plan llamado “Pro Perú” que consistía en el otorgamiento de subsidios directos (30 dólares por familia) a los sectores más pobres de la población.

Originalmente, el plan se circunscribiría a los 50 distritos más pobres del país y a las familias dentro de ellos que se encuentren en peor situación, para lo cual se tomarían en cuenta diversos estudios (Sugerencia: si el plan se llega a ejecutar de esta manera, sería bueno comenzar por las víctimas del conflicto armado interno, a manera de reparación individual. Asimismo, debe tenerse en cuenta el Mapa de Pobreza elaborado por la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza).

Sin embargo, una reunión con el Presidente Toledo habría cambiado los planes. El Presidente, desesperado por su “legado histórico” y sus cifras en las encuestas, decidió ampliar el plan a 500 distritos y a 3’000,000 de personas, sin ningun criterio ni estudio de factibilidad de la propuesta.

Así, el Presidente estaría utilizando la pobreza y los programas sociales para obtener mayores votos en las proximas elecciones, procurando tener una bancada lo suficientemente fuerte para contrarrestar las acusaciones que seguramente vendrán luego de que deje el cargo el 28 de julio de 2006.

Aunque Toledo y sus voceros y ministros han desmentido que el plan “Pro Perú” tenga sesgos populistas, debemos estar alerta ante la utilización de los programas sociales para las proximas elecciones. El rol del gobierno en la etapa electoral es vigilar que los comicios se realicen dentro del mejor clima posible y sin intervención del Estado en beneficio o perjuicio de ningun candidato.

Pero, más aún, debemos evitar que nuevamente la pobreza se convierta en el instrumento preferido de los políticos para obtener votos. Así como Ferrando obtenía 30 puntos de rating en base a la miseria humana, en Palacio se proponen subir en las encuestas en base a un subsidio que, si es bien estudiado e implementado puede dar resultados. Pero si se hace del modo antes descrito, sin estudios de factibilidad y con fines meramente electorales, Toledo, en esto, estaría al mismo nivel que Alberto Fujimori.

Solo les faltaría la comparsa de Ferrando, el órgano de Otto de Rojas y el “ritmo del chino”.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s